Saltar al contenido

Phil Mickelson, el ‘diablo’ en la guerrilla de golfistas contra el nuevo circuito saudí de 300 M

Los principales circuitos de deportes individuales viven tiempos convulsos. En España, el World Padel Tour (WPT) se encuentra en el alambre tras la revuelta de sus estrellas alentada por la Federación Internacional de Pádel (FIP) y el fondo Qatar Sports Investment (QSI), el mismo que controla el Paris Saint-Germain (PSG). En otra escala, más internacional y millonaria, el golf se encuentra a las puertas de una guerrilla entre deportistas y capital que tiene como financiador a otro país del Golfo. Una batalla -todavía fría- que ya se ha cobrado víctimas y ha generado verdugos.

El contexto es el siguiente: Arabia Saudí ha inyectado 300 millones de dólares (265 millones de euros) en diez años en una nueva sociedad, LIV Golf Investments, que pretende poner en marcha un nuevo circuito profesional, focalizado en Asia, con diez torneos y, lo más importante, que tendrá una bolsa de premios de entre 1,5 y 2 millones de dólares por evento (1,3 y 1,8 millones de euros). Al frente del circuito, el fondo soberano saudí (PIF) ha puesto a un icono del green: el golfista australiano Greg Norman.

La serie, denominada The International Series, dio comienzo la pasada semana en Tailandia y posteriormente visitará países como Indonesia, Corea, Vietnam, Oriente Medio, China, Singapur y Hong Kong. Por ahora, la única cita confirmada fuera de Asia es la que se celebrará en el Centurion Club del condado de Hertfordshire, Reino Unido. En…

Autor original:Para leer el artículo completo en una nueva ventana, haz click aquí