Saltar al contenido

Pádel Oitte | El Correo

Alfonso del Río

El título lleva mensaje subliminal. Y es que ayer tuvimos un partido de pádel en el despacho. Algo para hacer equipo, dijeron. Algo simpático, dijeron. Y un huevo. Allí vi miradas torvas, competencia feroz y bolas tiradas a muy mala leche.

Ahora en serio, ayer recordé el privilegio de estar rodeado de buenos compañeros. Tenemos un trabajo exi

logo-correo-on2.svg

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Aprovecha esta oferta especial verano, suscríbete 3 meses por solo 12€

Autor original:Para leer el artículo completo en una nueva ventana, haz click aquí