Con sus más y sus menos (jugadores aislados por casos positivos, lesiones o jornadas pasadas por agua…), el calendario del World Padel Tour saca músculo estos días con la celebración de la primera gran cita del circuito tras el confinamiento, el Máster de Barcelona, cuyo cuadro principal arrancó este viernes sólo para algunos participantes masculinos. El Palau Sant Jordi, con público, presenció ya en esta primera jornada de dieciseisavos el debut del alhaurino Álex Ruiz con su nueva pareja de juego, Pablo Lijó, en un gran torneo. Y se estrenaron con sufrida victoria, por 7-5 y 7-6 ante Belluati y Gutiérrez.

Fue un duelo intenso en pleno proceso de adaptación y que les otorgó el pase a octavos. «Empezamos un poco nerviosos porque estábamos ante una pareja nueva e individualmente son muy peligrosos, manejan muy bien los tiempos… Competimos bien, no pudimos hacer nuestro mejor juego porque ellos nos jugaron de una manera que no pudimos sacarlo, pero nos agarramos bien a la pista», valora el malagueño, que tras romper lazos con Martín Sánchez Piñeiro encontró en este gallego de 29 años su nuevo aliado para lo que resta de campaña y la que viene.

Lijó es una cara conocida para Ruiz, según cuenta: «La adaptación está siendo muy fluida. Somos dos chavales jóvenes pero que llevamos compitiendo bastante tiempo y nos conocemos a la perfección. Ya habíamos jugado anteriormente, en un Challenger en Málaga además». Y explica los factores que más…

Autor original:Para leer el artículo completo en una nueva ventana, haz click aquí
Los malagueños afrontan el primer Máster de pádel tras el confinamiento