Saltar al contenido

La vuelta al pádel

Sí, amigos, Septiembre ya está aquí, y con él, para la mayoría, se acaban las vacaciones. Vuelta a casa, al cole, a la universidad, al trabajo, vuelta a los madrugones, a los atascos, al estrés… vuelta a la rutina.

Lunes, Septiembre, amanece lloviendo… ni sacado de una película de terror. ¿Puede haber algo peor? Sí, no haber tenido vacaciones, pero eso ya es otro tema.

via GIPHY

Estás deprimido no, jodido. Seamos realistas, ¿a quién le apetece volver a la rutina? Pero, mirémoslo por el lado positivo, también llega el momento de volver a las pistas de pádel después de un tiempo de inactividad. Ese oasis que nos permite desconectar después de una jornada intensa de trabajo, lo que nos permite afrontar los lunes con ganas porque sabemos que por la noche toca partido, ¡nuestra salvación!

Como si del primer día de colegio se tratara, te engalanas con tus mejores ropas, desempolvas tus zapatillas, la pala, el paletero, incluso alguno con suerte puede que estrene material… y te diriges al club de pádel. Hace más de un mes que no has ido por allí y ya ni te acuerdas de cómo era. Te reencuentras con esa gente a la que sueles saludar cuando os cruzáis en el club, aunque no sepas ni cómo se llaman, te vuelves a empapar del ambiente del pádel.

via GIPHY

Es el momento de retomar la liga, los torneos de los fines de semana, los partidos semanales con tus amigos. Otra vez toca jugársela a ver si sale cara o cruz en las partidas abiertas, si…

Autor original:Para leer el artículo completo en una nueva ventana, haz click aquí