Saltar al contenido

La victoria de las gemelas Sánchez Alayeto en Málaga: una gran certeza

Incluso ese último globo corto que despedazó la imponente Gemma Triay para amarrar el partido, simbolizó un triunfo en sí mismo. El bote irregular de la pelota le hizo cometer ese fallo que, tras más de dos horas de dura batalla, acabó entregando el pase a la final del Cervezas Victoria Málaga Open a sus rivales. Pero hasta eso supo a victoria. En realidad, toda la actuación de las hermanas Sánchez Alayeto en Málaga tuvo ese gusto triunfal más allá del marcador.

Las gemelas cayeron en semifinales. Es la primera vez en todo el curso que alcanzan esa instancia. El registro sería una anomalía en la trayectoria de estas dos exnúmeros uno si no fuera porque se han visto obligadas a vivir en la anormalidad desde hace dos años.

Las aragonesas se cayeron del trono a raíz de la lesión en el hombro de Mapi en 2019, que pudo haberle retirado para siempre. Hasta entonces, habían gobernado el circuito World Padel Tour en cuatro de sus siete temporadas. Tras la baja de Mapi hace dos años, nada volvió a ser igual. Las hermanas, por más que lo intentaron, perdieron el sitio y no pudieron volver a recuperarlo.

Aquel episodio, en realidad, es el inicio del descenso a los infiernos vivido por estas gemelas que ha adquirido su forma más dramática este mismo curso con un diagnóstico atroz: esclerosis múltiple recurrente remitente.

La enfermedad que le notificaron a la propia Mapi el pasado mes de junio fue más que un mazazo. Aquello sonó más a condena…

Autor original:Para leer el artículo completo en una nueva ventana, haz click aquí