Saltar al contenido

la venta con pádel donde «muchos han vivido su infancia»

Tardes de futbolín y billar, cafés al refugio del frío y partidas de cartas frente a una televisión que retransmitía La Liga. Comidas entre amigos y familias envueltas en un cálido olor a paja que se ha quedado grabado en los recuerdos de muchos portuenses. En una choza auténtica —similar a las que siguen siendo hogares en Doñana— los niños y niñas de distintas generaciones han jugado hasta la saciedad.

Un pequeño tobogán, dos columpios y un terreno arenoso en el que buscar tesoros escondidos eran suficientes para pasarlo en grande. “Muchas personas han vivido aquí grandes momentos de su infancia”, dice Juan Carlos Camacho señalando la zona infantil de La Choza, venta que lleva en pie prácticamente los mismos años que él.

Juan Carlos durante la entrevista con lavozdelsur.es.
Juan Carlos durante la entrevista con lavozdelsur.es.   MANU GARCÍA

Fue a principios de los ochenta cuando el empresario Luis Arévalo mandó construir una choza en el Camino Viejo de Rota. El fundador, que también había abierto el hotel Bodega Real, apostó por un lugar diferente e idóneo para que niños y adultos estuvieran a gusto. Su idea era montar una venta que, con el tiempo, se convirtió en el favorito de muchas familias.

La propuesta caló en la ciudad. “Él tenía una gran mentalidad empresarial y buscaba englobar los momentos de ocio para la unidad familiar, quería reunir a la gente. Tu pasabas por aquí y veías a niños correteando”, explica el portuense que tomó las riendas del negocio en…

Autor original:Para leer el artículo completo en una nueva ventana, haz click aquí