El suyo ha sido como el fichaje del año. En su caso, la formación de una nueva pareja que ha modificado gran parte del cuadro masculino del World Padel Tour. Paquito Navarro es el número 1 del mundo. Pablo Lima el 4 después de haber cohabitado con Bela y permanecer durante nueve años sin moverse de las dos primeras plazas del ranking mundial. Ahora unen fuerzas con el objetivo de establecerse juntos en el trono mundial. Esta semana han estado trabajando su preparación física y técnica en Laukariz. El sevillano ha tenido que acercarse a la residencia del brasileño de Porto Alegre, desde hace meses embajador de la Federación vasca y un vecino más de Plentzia.

Su unión no es nueva. «Ya jugamos un par de torneos en 2018 y otro este año. Entendemos el pádel de la misma manera y eso lo facilita. Era un proyecto que queríamos probar», explica Lima, a quien no se le ha dado nada mal jugar en nuestras pistas. «Sí, ganamos en Bilbao. Y también el primer torneo profesional que jugué en España fue aquí en Bilbao. Estoy acostumbrado a estrenarme aquí», bromea.

Tienen muchas horas de vuelo. Suman 794 partidos en el circuito profesional planetario. Lo del vértigo ante una nueva situación lo tienen superado. «Pablo siempre ha sido un referente, me ha ganado toda la vida y le tengo un respeto enorme y admiración máxima. En aquellos torneos de 2018 estaba nervioso, quería que se llevara una buena impresión de mí. A día de hoy no tenemos que demostrarnos…

Autor original:Para leer el artículo completo en una nueva ventana, haz click aquí
La contagiosa fiebre del número 1