Convive junto a un pegador de raza. Le concede espacios cada vez que su compañero coge vuelo. Le abre camino y le sostiene el juego para que su compañero imponga el mazo. Es lo más evidente de Fede Chingotto, pero hay algo más importante.

El Ratón astuto

¡Ratón! Así le apodan a este chico nacido hace más de dos décadas en Argentina, un país en el que te imputan un ingenioso sobrenombre antes de que tus padres lleguen al Registro Civil.

¡Ratón!, le dicen a este joven de Olavarría. En parte por su estatura y también, por su rapidez de piernas. Contribuye al mote, sin duda, el contraste con su compañero, Juan Tello, un gladiador de fachada imponente que busca el cielo en cada pegada.

Resulta curioso que el 1’70 metros de Fede Chingotto le haya valido para ser apodado ‘Ratón’ mientras que, por ejemplo, Matías Díaz, con dos centímetros menos, responde al apelativo de The Warrior. Cuestión de etiquetas.

fede chingotto altura matias diaz
Foto: WPT.

En cualquier caso, el alias del argentino apunta hacia lo evidente aunque, en realidad, desatiende lo importante: el chico es una computadora sobre la moqueta.

En efecto, Chingotto tiene 23 años y juega como si tuviera diez más. Su falta de centímetros, en comparación con otros jugadores, la suple con una lectura sobresaliente de los partidos. A falta de potencia, Chingotto entiende el juego. El jugador suele ir un paso por delante y, además, tiene piernas para llegar a cualquier bola; es una centella. La combinación de esa…

Autor original:Para leer el artículo completo en una nueva ventana, haz click aquí
Fede Chingotto: de lo evidente a lo importante