Saltar al contenido

El pádel bate su récord de licencias en Navarra

El pádel nació en México a finales de los años sesenta, pero no tardó en llegar a España. Las primeras pistas en nuestro país se construyeron en Marbella, una ciudad que, de la mano de una leyenda del tenis como Manolo Santana, fue ganando cada vez más protagonismo. Se trata de un deporte al que le costó quitarse la etiqueta de elitista hasta comienzos de este siglo y que, en la actualidad, cuenta con más de 75.000 licencias en todo el país. Ya es el más practicado tras el fútbol.

En Navarra, el ‘boom’ de esta disciplina ya comenzó hace años, pero ha sido en los últimos meses, en plena pandemia, cuando ha alcanzado su cima más alta. En parte, quizás se deba a que fue uno de los primeros deportes en poder practicarse tras el confinamiento por el Covid-19 y se ha convertido en una vía de desconexión para muchas personas. Según datos de la Federación Navarra de Pádel, se ha pasado de 3.200 personas federadas antes de la pandemia a cerca de 3.400. Un récord histórico.

Pedro García, presidente de la federación, asumió el cargo el pasado verano, sustituyendo a Juan Pablo Pereyra, que llevaba diecisiete años. García recuerda cómo, tras el estado de alarma, se multiplicaron los aficionados. “Fuimos de los primeros en poder retomar nuestra actividad”, relata a este medio. Además, no tardaron en recuperar gran parte de los campeonatos cancelados: “Este año hemos empezado a tope”.

Pero el aumento en licencias también es el resultado del…

Autor original:Para leer el artículo completo en una nueva ventana, haz click aquí