Saltar al contenido

Condenado el dueño de un centro deportivo en Espartinas por los ruidos de las pistas de pádel

Sevilla
Actualizado:

Guardar

El ruido que genera unas pistas de pádel pueden ser constitutivos de delito. Unos vecinos de Espartinas denunciaron en reiteradas ocasiones las molestias acústicas que les generaban las instalaciones para practicar este deporte que se ubicaban cercanas a su vivienda. Ahora, más de una década después de las primeras denuncias, el juez de lo Penal número 11 de Sevilla condena al propietario del centro deportivo a seis meses de prisión, multa de algo más de dos mil euros y una indemnización a la pareja denunciante de algo más de 13.000 euros por un delito contra el medio ambiente y dos delitos leves de lesiones.

Esta historia tiene su origen en julio de 2008, cuando tiene entrada en el Ayuntamiento de Espartinas la solicitud de licencia para apertura de un centro deportivo privado en la manzana 1 de la calle Capitán Francisco Martínez González.

Entonces hasta nueve vecinos de dicha manzana, entre ellos el varón denunciante, formularon alegaciones contra dicha licencia, reseñando entre otros aspectos los relativos al ruido. En febrero de 2009, el arquitecto municipal emite un informe sobre los proyectos a desarrollar en dicha manzana: «Proyecto de actividad de Centro Deportivo Privado» y «Proyecto básico y de ejecución de mejoras y ampliación de Zona Deportiva Privada».

Consistían en la construcción de tres nuevas pistas de pádel adicionales a la existente…

Autor original:Para leer el artículo completo en una nueva ventana, haz click aquí