El club deportivo detecta doce positivos con las pruebas PCR, tres son monitores. Un positivo en un campamento de Cassà de la Selva obliga también a aislar a doce niños

Los brotes y sus consecuencias se van sucediendo quince días después de San Juan. En casi la mitad de las comarcas catalanas se han detectado más positivos desde la verbena. Desde el 24 de junio, el número de nuevos contagios roza ya las 1.800 personas. Una de las últimas “víctimas” de esta cadena de contagios es el campamento de verano para niños del Real Club de Polo de Barcelona. Tres de los monitores, dos profesores del campus de pádel y otro de las colonias, han dado positivo, y la dirección del club ha optado por cancelar todas las actividades infantiles que tenía programadas. Según el argot sanitario, tres positivos son suficientes para declarar un brote. Además de estos tres positivos, hay nueve contagiados entre el personal del servicio de restauración.

El origen de este brote salió de la cocina. Este fin de semana, se detectaron tres positivos entre el personal de restauración. El Real Club de Polo optó por cerrar los dos restaurantes y el bar de la piscina. Y procedió a hacer pruebas PCR a los 52 trabajadores de la plantilla de restauración. Nueve dieron positivo, dos son dudosos. Toda la plantilla está en casa pasando la cuarentena correspondiente y los restaurantes estarán cerrados, como mínimo, esta semana.

También se hicieron pruebas al resto de personal. Y las que…

Autor original:Para leer el artículo completo en una nueva ventana, haz click aquí
cierra el campus de verano infantil del Real Club de Polo